Su nombre es Elizabeth

Ella se llama Elizabeth, aunque no siempre fue así.

Han existido veces en las que la llamaron “tornado” porque despedazaba todo a su paso.

“Inconsciente” por resquebrajar vidas y seguir adelante sin la existencia de algún remordimiento.

La llamaron de todo, pero siempre fue Elizabeth.

Elizabeth, la que te hacia dudar del motivo de tu respirar.

Elizabeth, la de las ojeras que contaban su historia, o la tuya; no sé bien.

Elizabeth, la que deshojaba margaritas por saber si la querías, siendo estas insuficientes a llegar a decir “te quiero”.

Elizabeth, la que cortó sus cabellos con la esperanza traidora de que la infelicidad se fuera con ellos.

Elizabeth, la que quemó poesía en hojas marchitas en símbolo de el amor que decías tener por ella.

Elizabeth, la chica con el alma partida, casi tanto como tus labios resecos.

Elizabeth la que cortó sus alas, para no volver a buscarte más

Elizabeth, la que recita poesía triste, sin dar marcha atrás.

 

-Elizabeth Carvajal