La Casa: capítulo final

Declaración, primeras impresiones de los doctores, el daño irreversible que se había hecho al corazón, encías y dientes dañados pues, al parecer, rechinaba a menudo las muelas. Los pasos en algún futuro serían terapias de electroshock y de ganar peso. Pero será imposible recuperarla, ella está perdida. Ese día todo es tan rápido y enSigue leyendo “La Casa: capítulo final”

La Casa: capítulo décimo séptimo

Diego ve desde la distancia a La Casa. No quiere estar ahí con su madre pues le tiene miedo. Lleva ya algunos días sin ver a Sergio, lo cual lo tranquiliza un poco, pero sigue sin querer estar ahí dentro. Pasa por donde estaba el poste donde chocaron sus hermanos. Otra razón para no quererSigue leyendo “La Casa: capítulo décimo séptimo”

La Casa: capítulo décimo sexto

Me siento mal, verá, tengo chorro por las garnachas de ayer y mis gases son tan malos que Hitler los hubiera usado para matar judíos. Eso pero de forma más educada, de otra manera, para poder escaparse de su trabajo. Va que vuela a la dirección ahí escrita. Piensa en la extraña sonrisa de suSigue leyendo “La Casa: capítulo décimo sexto”

La Casa: capítulo décimo quinto

En un viernes bochornoso y de clases, para acabarla de fregar; Diego no tiene ni humor de vivir. ¿Cómo durmió una noche anterior? Pues muy sencillo, mi querido Adso de Melk: No lo hizo. Dos cosas rondaron en su mente cuales perros protegen la casa de un clasemediero pobre: fantasmas y un malestar físico-mental porSigue leyendo “La Casa: capítulo décimo quinto”

La Casa: capítulo décimo cuarto

Las luces de La Casa están apagadas. Diego va llegando pensando y arrepentido de lo que acaba de suceder, en lo que lo impulsaba a actuar, a hacerlo, su deseo no era Sofía, era la sangre de los inocentes. Tiene miedo y este se acrecienta conforme se va a cercando a La Casa. Justo cuandoSigue leyendo “La Casa: capítulo décimo cuarto”

La Casa: capítulo décimo tercero

Hace rato que Esteban se fue. Valeria hace lo que puede, lo que sabe, lo único que parece mantenerla viva y respirando: quehacer. Se encuentra en la sala de estar limpiando los aparatos electrónicos. En cansancio no es ya un impedimento, nunca lo fue en realidad, lo que ahora importa es mantener todo limpio. Pulcro.Sigue leyendo “La Casa: capítulo décimo tercero”

La Casa: capítulo décimo segundo

El sol brilla de la misma forma que la luz pasa a través de una lupa y quema hormigas. Es un día caluroso y sudoroso. Después de unas horas de tener que soportar a algunos maestros incompetentes, Diego da gracias a Dios, a pesar de no ser creyente, pues por fin acaba un día deSigue leyendo “La Casa: capítulo décimo segundo”

La Casa: capítulo décimo primero

La cama funciona más como una nube que cambia de forma para que, cualquiera que duerma, sienta la mayor comodidad posible. Esteban abre los ojos y lo primero con lo que tiene contacto es con la gran pintura de la mujer. Valeria sigue dormida a su derecha, pasiva, calmada, muy tranquila. Aún es de madrugadaSigue leyendo “La Casa: capítulo décimo primero”

La Casa: capítulo décimo

Ya acaba el viacrucis: las clases. Justo ahora, el mundo no es el mundo, es más bien una marea provocada por el diluvio universal de pensamientos, sentimientos y emociones confusas e incluso contradictorias que forman remolinos, trombas y tornados en la mente de Diego. Él contra toda lógica, filosofía y ciencia; es una contradicción histórica:Sigue leyendo “La Casa: capítulo décimo”

La Casa: capítulo noveno

Hoy es un buen día… para darse un tiro y matarse a la verga. Al menos eso es lo que piensa el jovencito Diego sentado en la sala. Se siente de mal humor, no tiene idea de por qué, pero las cosas son así. Solo espera a la siguiente persona para mentarle la madre ySigue leyendo “La Casa: capítulo noveno”