El Cínico Monumental

Unas de las joyas más atractivas que nos ha dejado la literatura contemporánea, son esos escritores que se dedican, con todo y sus bemoles, al cinismo en la literatura. Los hay de todo tipo, son como las ramificaciones que hay en los subgéneros (inventados, reinventados y exagerados) del metal: Chuck Palahniuk es literatura cínica-optimista, IrvineSigue leyendo “El Cínico Monumental”

Y la esperanza muere al último

14 –Hola, buenos días. –Buenos días –contestó el detective algo sorprendido, de esas veces que nuestra mente se queda en blanco porque genuinamente era algo inesperado. Aunque, en su caso, era ya una ocasión que había repetido muchas veces en su cabeza, pero que al momento de verla realidad, también se sacó una sorpresa, ySigue leyendo “Y la esperanza muere al último”

Y la esperanza muere al último

13 Para proseguir con lo que sigue, una leve interrupción en la línea temporal que veníamos manejando, que accidentada ya estaba, habremos de escuchar. Porque, sí, las líneas narrativas temporales también se escuchan, tanto como se leen, sienten, saborean, o cualquier sensación o sentimiento que usted aquí guste adjuntar. También se nos podrá decir queSigue leyendo “Y la esperanza muere al último”

Y la esperanza muere al último

12 ¿Cómo estás?, Yo apenas llegué, y bien, gracias a dios… No, no te preocupes, no me mareé en el avión, creo que por eso de lo que pasa, hasta leí, imagínate… Sí, a lo mejor. ¿Y cómo está mi hijo? Bien, supongo… No me digas, ¿ya lo llevaste al doctor?… Qué bueno, mi vida,Sigue leyendo “Y la esperanza muere al último”

Y la esperanza muere al último

11 Rememoremos ahora, aunque sea fugazmente como se verá a continuación, a uno de los personajes que se habían quedado en el olvido de este verídico testimonio, pero no porque se haya descuidado al personaje en sí, cosa que sería condenatoria del narrador, sino porque se decidió respetar la privacidad del mismo, privacidad expuesta, yaSigue leyendo “Y la esperanza muere al último”

Y la esperanza muere al último

10 –Lamentamos de sobremanera la irreparable pérdida de uno de los bastiones más importantes y sobresalientes del periodismo nacional e internacional de la actualidad. El gobierno de la república se compromete íntegramente a buscar en cada rincón de la nación al culpable de este atroz crimen. No descansaremos hasta dar con él o ellos. QueSigue leyendo “Y la esperanza muere al último”

Y la esperanza muere al último

9 A veces quedamos sorprendidos por nuestro actuar, pues bien sabemos que el elemento sorpresa es ese inesperado reencuentro, la extrañeza de un momento, lo que menos sospechábamos de nosotros mismos y lo que más nos fascina es que llegamos a actuar de la misma forma que habíamos perjurado nunca hacer. Pareciera que lo hacemosSigue leyendo “Y la esperanza muere al último”

Y la esperanza muere al último

8 Corría entre las tuberías y el desagüe, en el aire, mar y tierra, se arrastraba, volaba y pedaleaba, corría, gateaba y andaba, manejaba, conducía y se esparcía, era inhalada, bebida e inyectada; así se imaginaba ella la nueva enfermedad: el fin de la empatía. El lector podría encontrar complicado tratar de imaginar una vidaSigue leyendo “Y la esperanza muere al último”

Y la esperanza muere al último

7 Nació un niño sano y en excelentes condiciones, sobrepasó los tres kilos de peso y hasta con cabello negro y enjuto había, como el de su padre, en ese cráneo que parecía ser maleable. A este niño un nombre le pusieron, como a todos los demás, porque habríamos de imaginarnos los problemas que tendríaSigue leyendo “Y la esperanza muere al último”

Y la esperanza muere al último

6 Al secretario de seguridad cada vez más le urgían el arreglar esta situación que tanto asediaba a los tan respetables soberanos de la nación, y de las demás, pero estaba atado de manos, al menos eso pensaba él. El primer factor que lo hacía sentirse así era el no poder investigar directamente a losSigue leyendo “Y la esperanza muere al último”